lunes, 15 de diciembre de 2008

Europa en el Festival de La Habana. Por Miguel Iturria Savón.

El Festival del Nuevo cine latinoamericano de La Habana, incluye en su programación del 2 al 12 de diciembre, la pluralidad temática y estilística del cine europeo, representadas por 6 filmes alemanes, 10 de España, 8 de Francia, 6 de Italia, 9 de los países nórdicos (Dinamarca, Noruega y Suiza), 4 de Rusia y una vasta retrospectiva de animados polacos, nación que exhibió un ciclo de Andrzej Wajda en noviembre pasado.
Cada muestra constituye en si misma una opción diferente para los cinéfilos cubanos, ávidos de cintas que reflejen las inquietudes de otro contexto social y creativo. En su conjunto, acreditan el espectro de identidades y generaciones que expresan la riqueza artística del viejo continente.
Los realizadores alemanes exhiben Am ende komen touristen, de Robert Thalheim, sobre un joven que descubre el Auschwitz promovido por el turismo; Un amigo mío, de Sebastián Schipper; Flores de cereza, melodrama de Doris Dörrie; Warchild - Stille Sehnsucht, acerca de una mujer de Bosnia que busca a su hija después de la Guerra de los Balcanes; Nube 9, de Andreas Dresen, y el documental Piscina de princesas, de Bettina Blümner.
España, presente en coproducciones de Cuba y otros países latinoamericanos que compiten en nuestras salas, está representada por Amanecer de un sueño, de Freddy Mas Franqueza; Camino, de Javier Fesser; El silencio antes de Bach, de Pere Portabella; Los girasoles ciegos, de José Luis Cuerda; Sexy killer, de Miguel Martí; Todos estamos invitados, de Manuel Gutiérrez Alarcón; Una palabra tuya, de Ángeles González-Sinde; Los crímenes de Oxford, de Alex de la Iglesia con Gran Bretaña y Francia; Elegía, de Isabel Coixet, y el documental Historia de un grupo de rock, de Juanma Bajo Ulloa.
La cinta de Gutiérrez Aragón genera expectativas, pues aborda el dilema de Josu, joven etarra herido antes de ser apresado, quien pierde la memoria en el hospital de la cárcel, donde las monjas lo convierten al cristianismo; mientras Xabier, profesor universitario que coquetea con la psicóloga del penal, es amenazado por los compañeros de Josu.
El cine francés, muy apreciado en nuestra isla, trae obras de Jean Becker (Deur jours á tuer), Laurent Cantet (La clase), Serge Bozon (La france), Robert Guédiguian (Lady Jane), Christophe Honoré (Canciones de amor), Laurent Tirard (Las aventuras amorosas del joven Moliére), Céline Sciamma (El nacimiento de los pulpos) y Mia Hansen-Love (Todo está perdonado).
Convergen en La Habana cineastas italianos de varias generaciones y propuestas, como los veteranos Giuliano Montaldo, con Los demonios de San Petersburgo, y Ermanno Olmi (Cien clavos); el napolitano Pappi Corsicato (1960), realizador de La semilla de la discordia; el turco nacionalizado Ferzan Ozpetek (1959), autor de Un día perfecto; el romano Mateo Garrone (1968), quien trae Gomorra, sobre seis historias enlazadas por el crimen y la violencia organizada, y el célebre Antonello Grimaldi (Caos tranquilo).
La cinemateca nórdica trae, de Dinamarca, a Kristian Levring (Fear me not), Ole Christian Madsen (Flame and citrón), y Peter Schonau Fog (El arte de llorar). De Noruega, los filmes Mirush, de Marius Holst; Gone with the woman (Petter Naess), y Reprise, de Joachim Trier en coproducción con Suecia; nación representada por Darling, de Johan Kling; Heaven’s heart, del realizador Simon Staho, y Tu que estás vivo, del célebre Roy Andersson, con el apoyo de Francia, Alemania, Dinamarca y Noruega.
Mosfilm, una cierta mirada rusa, retoma dos clásicos del cine soviético: El tío Vania (1970) y Espartaco (1975), y dos obras recientes: Estrella (2002) y La desaparición del imperio (2007); todas de ficción.
De Europa se exhibe, además, una excelente retrospectiva de animación polaca. Se trata de un puñado de obras maestras del período moderno, entre estas El cambio de guardia (1958), de Holina Bieliñska; Laberinto (1961), de Jan Lenika, maestro de la metáfora; Escalera (1968), de Stefan Schbenbeck, artífice del chiste filosófico; Sopa (1974), de Zbigniew Rybeyñski; Banquete (1976), de Zofia Oraczewska; Reflejos (1979), de Jerz Kucia; El viaje, de D. Szcechura y otros creadores de fina ironía, agudeza y gran elaboración plástica.

1 comentario:

Vicent dijo...

Este viernes se presentó en València el vídeo de Freddy Más Franqueza para la innovadora campaña de Mª Antonia García-Benau como rectora de la Universitat de València.
Es muy original y ya está visible en Youtube
http://bit.ly/9xet4W